Raza frisona de caballos

Raza frisona de caballos

Esta raza apareció en el lejano siglo XVII, cuando los Países Bajos estaban bajo España. Las estrechas interacciones culturales entre los habitantes de los dos países contribuyeron al desarrollo de la cría de caballos. Como resultado, los caballos españoles y los caballos convencionales holandeses comenzaron a cruzar en granjas. Entonces apareció la raza frisona.

Julio César habló positivamente sobre los frisos, creía que esta raza llegó a las tierras del Imperio Romano con los celtas conquistadores. Algunos datos sobre el friso también dejaron al historiador romano Tácito, que vivió en el siglo I DC. Notó que estos caballos se distinguían por la resistencia y la valentía, sin embargo, en apariencia eran completamente poco atractivos.

En los siglos XVII-XIX, los frisos usaban principalmente campesinos y ayudantes. En ese momento, los frisos se valoraban únicamente por su virtud principal: la velocidad. En ese momento los frisos eran los caballos más rápidos, podían correr un kilómetro en 120 segundos.

Raza frisona de caballos

Aspecto de la raza frisona

Los caballos de esta raza se distinguen por un cuello de alto rango con una curva notable en el centro. La cabeza es prácticamente la misma que el resto de las razas. La cabeza del caballo frisón es grande y ligeramente alargada. Si miras al caballo de perfil, entonces la cabeza tiene contornos casi perfectamente lisos.

La característica principal del caballo son sus piernas, cubiertas con lana gruesa por encima de los cascos en forma de pincel. Es por esta característica que los caballos obtuvieron su nombre. La lana larga en la melena con cola también es sorprendente.

Raza frisona de caballos

Hoy en día, el caballo frisón es conocido solo en un color, en negro. Aunque a principios del siglo XX, el color negro se consideraba una desviación de la norma, ya que la mayoría de los frisos eran de color bayo. Las crónicas han sobrevivido, afirmando que durante la Edad Media había incluso representantes de los frisones.

La carta de visita del caballo frisón es su gran movimiento. Sin embargo, su gracia en algunos círculos se considera un inconveniente. La tasa especialmente alta fue mal valorada y en la Edad Media, cuando los caballos requerían resistencia y valentía, y no gracia.

Un espécimen maduro del caballo frisón tiene un crecimiento de 150 cm desde la cruz. A pesar de su gran crecimiento, los frisos combinan sorprendentemente gracia y poder. Esta raza tiene una musculatura bien desarrollada y piernas largas robustas, con confianza de pie en el suelo.

Durante un largo tiempo de evolución, los frisos han adquirido una salud increíblemente fuerte. Son casi inmunes a diferentes tipos de patógenos. La práctica ha demostrado que los frisos también hacen frente a nuevas enfermedades, hasta ahora desconocidas para la ciencia. En la mayoría de los casos, los frisos salen victoriosos en la lucha contra la enfermedad.

El personaje del caballo frisón

Los frisos son de naturaleza equilibrada. Su calma es muy apreciada por los profesores de equitación. Esta raza se usa a menudo para el primer conocimiento del caballo del alumno. La tranquilidad de la naturaleza está estrechamente entrelazada con la frescura. Esta raza se las arregla perfectamente con diferentes tareas. Se usan para comer debajo de la silla de montar o en la salida. También a menudo se aprovechan de las celebraciones.

La gracia natural y la nobleza se combinan perfectamente con los momentos solemnes. Los frisos no le temen a una gran multitud de personas y ruidos fuertes, lo que una vez más habla de su sangre fría y calma.

Raza frisona de caballos

A primera vista, en el caballo de Frisia, a menudo surge la idea de que un caballo tan noble requiere cuidados especiales. Sin embargo, esta opinión es incorrecta, ya que los frisos no son del todo selectivos ni en la comida ni en la persona que está actualmente en la silla de montar. Con calma patinan a todos los que quieran aprenderlo.




Raza frisona de caballos